Mi Norte

Estándar
Mi Norte

No quiero escuchar frases racionales,  realistas o lógicas,

Ni siquiera frases inspiradas, de auto ayuda…

‘Si, tu puedes con todo’ ‘Cuando se cierra una puerta, se abre otra’, ‘Aprende de tus errores’, ‘La vida esta llena de colores’, ‘Levántate de las cenizas’…

Y no es que no las necesite, seguro que en algún momento, en una milésima de segundo en este tiempo infinito, pasan por mi cerebro  y me sirven.

Pero no siempre…

Lo cierto es que simplemente quiero  escribir mis propias frases,

No repetir las frases de otros, sino las que salen de mi corazón,

Aquellas que  tienen sentido para mi, pero que nadie pondría en un video de youtube con música de fondo.

Traicionar la esencia seria tan fácil,

unirse al conjunto,

dejarse llevar,

criticar,

ser cobarde…

Pero sucede que no quiero.

Escribo mis propias frases,

Y cambian todo el tiempo, como cambian las fases de la luna.

Y aprendo algo? No se, tampoco importa mucho.

Entender las acciones humanas es una tarea laboriosa,

Y  la verdad, no me apetece hacer el intento.

No quiero invitar,

al egoísmo personal  y colectivo que cubren los sentidos y la inteligencia del espíritu,

atrofiando el tacto,

cegando la vista,

ensordeciendo los oídos,

endureciendo el alma,

nublando las imágenes que pinta el corazón.

Mi receta es fácil,

Vivo y dejo vivir.

Escribo las paginas que quiero, con el pincel de mis sueños, en el libro de mis días,

Dejo que el resto del mundo haga lo mismo o no,

Y si  el mundo piensa que me lastima, en realidad no lo hace,

Mira mi rostro, antes habían  lagrimas como un río,

Lloraba por las horas y los días de un olvido,

Mira otra vez,  ves ahora mi sonrisa?

Querías lastimarme?

Decepciones, tristezas, el olvido,  remordimientos de lo pudo ser y no fue,

Son brisas pasajeras en la borrascosa tormenta del ‘podría ser’ y no es.

Porque después de todo, la magia continua, con cada despertar,

No has logrado derribarme por completo, sigo soñando y viviendo dos veces,

Porque al final el molde del que estoy hecha, no esta diseñado por otros.

Soy yo quien diseña el trazo de mi vida,  escojo, yo ofrezco mi amor,  me despido, yo dejo de amar…soy prisionera voluntaria,

Y el día que así no sea, sera el día que venda mi alma al diablo.

Y ese día te puedes vestir de luto para celebrar mi muerte,

Porque mientras mi mente viva y mi corazón respire, nadie me pone cadenas,

Soy mi propio juez y verdugo, y aun no me apetece rendirme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s