Lo siento, no puedes tocarme

Estándar

Hay algunas cosas que admiro de los Japoneses como cultura, son trabajadores, disciplinados,  innovativos y no tienen miedo a  experimentar y lanzarse con ideas, ya sean vanguardistas o no. La mayoría de veces aciertan y la historia tiene  final feliz.  Hace poco estaba viendo un video de una escuela Japonesa de educación primaria.  Me llamo mucho la atención porque uno de los cursos (dentro del currículo académico) que enseñan a los niños, en esta institución educacional,  se llama ‘Aprendiendo a ser feliz’. Esto es, todas las semanas, los estudiantes atienden este curso de formación que les ayudara a ser mejores adolescentes y mejores individuos en el futuro.

Muchas de las  inseguridades, traumas y complejos que la población adulta padece, tienen raíces en la época formativa del ser humano, es decir, los años que transcurre en la escuela.

Puede que como padre hagas todo lo que puedas en casa, les dedicas a tus hijos tu tiempo. Les das amor, les escuchas, estas cuando te necesitan, les ofreces lo mejor de ti.  Pero que ocurre cuando tus hijos estan en la escuela, 25 horas por semana, lejos de ti? Los profesores de educación primaria tienen responsabilidades que cumplir, y casi siempre se refiere a lograr objetivos trazados por el Gobierno. Puede que algunos niños aprendan a ser fuertes por si mismos en sus pequeños mundos, otros simplemente lo lleven lo mejor que puedan. Y el grupo de estudiantes que son mas vulnerables a los  chocantes contrastes de la vida estudiantil ,  aquellos que son tímidos, que tienen poca auto estima. Quien se preocupa por su bienestar durante esas horas que están fuera de casa?

Los profesores a pesar de su buena voluntad, no pueden ofrecer a los estudiantes apoyo moral, asegurarse que estén bien espiritualmente, mentalmente o simplemente que los estudiantes estén felices. Para empezar, no son trabajadores sociales, no disponen de tiempo adicional y ademas están limitados por números. En cada clase hay un promedio de 25 niños.  Es una labor imposible!

Es así que me encuentro admirando el trabajo del profesor Toshiro Kanamori, y el curso que enseña todas las semanas. Aprender a ser feliz…En el video se puede notar la espontaneidad de sentimientos y la libertad que los niños sienten en presencia del profesor. Hay sonrisas, lagrimas, abrazos y mucho contacto físico.  Al principio me sorprendió un poco, pero después lo fui entendiendo, estos niños no ven a Mr Kanamori como un hombre mayor, sino como un protector, alguien en quien pueden confiar incondicionalmente. Este lazo de confianza a su vez,  hace que los niños se sientan bien entre ellos y no intimidados, como es generalmente el caso en las escuelas.

Estoy de acuerdo en  que a los niños hay que ofrecerles contacto físico, abrazos, caricias y mimos. Sentirse queridos, es importante en su desarrollo social, pero en casa, dentro del núcleo familiar. Fuera del hogar y en los brazos de un extraño? La idea de un hombre abrazando a tu hijo puede que te resulte espeluznante. Sin embargo en esta escuela, para estos niños y con este profesor Japones, esa idea funciona y es una realidad.

En el Reino Unido una acción así ocasionaría un escándalo, cualquier profesor que  toque o se deje tocar por un niño, corre el riesgo de perder su trabajo. Una de las clausulas estipuladas en el contrato de trabajo de los profesores es que nunca haya ningún tipo de contacto físico con un menor bajo su responsabilidad. Es decir menor de 16 años.

Yo trabajo en una escuela secundaria y los adolescentes no son muy expresivos físicamente.  A pesar de ello, han habido ocasiones  en que me he visto en situaciones  comprometedoras, cuando alguna alumna ha querido expresar su entusiasmo, agradecimiento o compartir un momento de alegría conmigo y abrazarme.  He tenido que  permanecer como una piedra, con los brazos colgados de lado a lado, sin poder reciprocar o devolver el detalle.  No solo por el riesgo de  violar normas de conducta profesional, sino también por la desagradable tarea de recordarles a los alumnos, que esta prohibido tocar a los profesores.  Es un requisito legal y desafortunado desde mi punto de vista,  pero es nuestra sociedad y hay reglas que no se pueden romper.

http://www.youtube.com/watch?v=Pb_ZJ_xnx6I

http://www.youtube.com/watch?v=8-mPRGLpzP0&feature=related

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s